miércoles, 10 de febrero de 2010

CUANDO DIOS DICE NO... ES NO¡

-Le pedí a Dios que me quitará mis malos hábitos.
Dios dijo, No.
Esto no es responsabilidad mía, sino tuya.
Para que tú mismo lo hagas.

- Le pedí a Dios que sanará a mi hijo que esta
paralitico,
Dios dijo, No.
Su espíritu esta sano, su cuerpo es solo temporal.

-Yo le pedí a Dios que me concediera paciencia.
Dios dijo, No.
La paciencia es un producto de la tribulación.
No se concede, sino se aprende.

- Le dije a Dios que me diera felicidad.
Dios dijo, No.
Yo te doy bendiciones, la felicidad depende de ti.

-Le pedí a Dios que me quitará el dolor.
Dios dijo, No.
El sufrimiento te aleja de los placeres mundanos y
te trae más cerca de mí.

-Le pedí a Dios, un crecimiento espiritual.
Dios dijo, No.
Tú debes buscar tu propio crecimiento.
Pero Yo te podaré para que seas fructífero.

- Yo le pedí a Dios muchas cosas para gozar la vida.
Dios dijo, No.
Yo te daré vida, para que tú disfrutes de todas
las cosas.

-Yo le pedí a Dios que me ayudará a AMAR a otros,
Tanto como Él me ama a mí.
Dios dijo Ahhhh, finalmente que entendiste lo que
quiero decirte.



Mateo 22:37-39
Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo
tu corazón, con toda tu alma, y con toda tu mente.
Éste es el primero y gran mandamiento.
Y el segundo es semejante:
Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada